Ir arriba

Comentarios (11)

Jaime | 10.09.2013
Entiendo los argumentos genéricos en contra de la hipertrofia del Estado, pero en el contexto histórico actual lo que corresponde a un Liberal es una autocrítica profunda respecto a las fallas del sistema de mercado que han llevado a crisis financiaras internacionales con altos costos sociales, fruto de las cuales es que se ha renovado la idea de fortalecer el rol de Estado en regular las perversiones del sistema capitalista.
Enrique | 29.08.2013
Escaso aporte. Creo que prácticamente nadie quiere un Estado "sagrado", ni "absoluto", ni "todopoderoso", ni nada de eso. Simplemente, somos muchos los que creemos que el Estado debe asumir un rol más importante del que tiene actualmente en Chile Nadie quiere convertir a Chile en Cuba, Corea del Norte o la ex-URSS. Nadie dice que hay que abolir la propiedad privada ni erradicar el libre mercado. Más bien los referentes son países como Canadá, Australia, Nueva Zelanda, los países escandinavos y otros europeos como Inglaterra, Francia o Alemania. En todos estos países el mercado es fuerte y competitivo, hay grandes empresas que tienen ganancias siderales, y eso no impide que el Estado cumpla un rol mucho más importante de lo que cumple en Chile, garantizando ciertos mínimos de bienstar, pero sin siquiera acercarse a ser "sagrado".
Arendt | 19.08.2013
Doménica recomienda leer a Arendt, pero parece que ella no la ha leído, y sería bueno que lo hiciera puesto que la gran pensadora planteaba que la ocupación total de lo privado por lo estatal o político era totalitarismo...o que la burocracia del Estado, extendida de sobremanera era el gobierno de nadie y quizás la peor de las tiranías...
Doménica | 17.08.2013
Aconsejo leer a Hanna Arendt y a Claus Offe, estudiar política y respecto al rol del Estado en las socialdemocracias. Falta educación política en Chile, tipos con título, como este gallo, despotricando desde la ignorancia y la mala intención.  Denuncie mejor a los que quieren más mercado, más mercado y solo mercado. Esos si que son peligrosos, al Estado lo controlan los ciudadanos, pues el principio de soberanía reside en ellos, el Estado sólo manifiesta la voluntad ciudadana. El mercado genera psicópatas mezquinos y desconfiados que compiten entre sí.
román | 14.08.2013
La columna adolece de un gran problema: crea un hombre de paja igualando de manera burda el Estado con Dios, una imagen bien típica del siglo XIX;  al mismo tuerce conceptos creando falsos dilemas respecto al supuesto carácter maligno del Estado versus el libre mercado. En el fondo parece una columna de algún personaje de la guerra fría.
Juan Pedro | 13.08.2013
Que lástima tanto gil cuyo sueñ en la vida es ser empleado público, o vivir a costillas de papi fisco, cierto??? Tropa de holgazanes, cuya mayor idea de vida es alegar por internet y ratar de expropiar el rabajo de otros. Asumo que todos consideran que el estado debe darles gratis casa, comida, educación y salud, cierto??? Y que la plata será expropiada a otros, no les importa nada cierto?? Su incapacidad de hacer nada por Chile es pasmosa
igor | 13.08.2013
uff otro neoliberal trasnochado ocultando su propia creencia en el dios mercado, asumiendo que sus miedos al supuesto "estado" son igual para todos gracias por su opinion, pero somos muchos los que no loe tenemos miedo a un "estado" y si le tenemos muchos recelos y criticas a su dios "mercado"
Saúl Carrasco | 13.08.2013
Creo que la reflexión de esta columna hubiera sido super útil el siglo 18 en Francia, pero hoy en día con los pueblos más o menos organizados en estados la reflexión debería apuntar a cual es el "rol del Estado" moderno y circunscrito a la realidad chilena, donde el neoliberalismo ha socavado los derechos individuales y colectivos de los ciudadanos. 
Rodrigo Gutierrez | 13.08.2013
Como dijo el "gran" Karl Marx : "El poder político es simplemente el poder organizado de una clase para oprimir a otra."
Felipe | 13.08.2013
Sólo una observación básica, pero no menos importante: citar correctamente. No se sabe a partir del texto de dónde provienen las citas. Una cosa más, ya de fondo: la presunción de que el Estado es intrínsecamente dañino, supone una postura anarquista no declarada o, en su defecto, una visión liberal en la que el Estado intervenga lo menos posible, cuyo ejemplo paradigmático es el libre mercado actual. Difícilmente sea esa la solución, a sabiendas de los defectos de este libre mercado.
Ignacio Rodriguez | 13.08.2013
Jorge Gómez, otro anarquista más que ignora que no hay libertad si unos nacen con más privilegios que otros. Éstos anarquistas, que reniegan del bien común y la propiedad pública, sueñan con un mundo "libre", porque se sienten restringidos al no poder hacer uso absoluto de su tremendo poder. 
Icono de noticia

¿Algo que agregar?

Debe contener sólo valores alfabéticos
Debe llenar este campo con un e-mail válido
Revise los campos nuevamente
icono financia

¿Cómo se financia CIPER?

Ver informes de ingresos
icono apoyo

¿Cómo apoyar a CIPER?

Conoce las opciones
icono principios

Principios de CIPER

Lo que nos mueve
icono directorio

Directorio Fundación CIPER

Nuestro directorio
icono equipo

Equipo CIPER

Conócenos
icono investigacion

Investigaciones
con impacto

Revísalas
icono premios

Premios obtenidos

Ver premios
icono trofeo

Libros CIPER

Conócelos
icono trofeo

Enviar cartas y columnas

Revisa las opciones