Ir arriba

Comentarios (9)

Guido | 26.10.2020
La herencia en si no es un derecho, lo que en todo caso es un derecho es dejar algo en herencia. Es una decisión del propietario, y ningún tercero tiene nada que hacer en esa decisión (de lo contrario, es un ladron). El heredero solo tiene derecho a aceptar o rechazar la herencia. Pero hay otra cosa más, ¿por qué si yo heredo algo está mal, pero si lo hereda la sociedad cobrándome impuestos está bien? Claramente, no tiene consistencia lógica el famoso argumento de “el que hereda es un parásito”.
Cintia | 05.10.2020
Eso aplica hasta q el impuesto se vuelve abusivo. Cuando el impuesto duplica el valor de las mercancías, hace poco rentable la producción, encarece el costo de los salarios a la par que quita poder adquisitivo... El impuesto se vuelve un robo.
Fabian | 15.06.2020
Que asco de columna. Impuesto a la herencia.. siguiendo con el concepto de quitar de los patines a la gente, en vez de preocuparse de crear las condiciones para que la gente salga de la pobreza. Les falta recursos?.. De verdad al gobierno le falta plata?
francisca | 02.09.2014
¿se han fijado que los egoístas libertarios fanáticos de los dogmas de la escuela austriaca se quejan de los impuestos por ser robo, porque se imponen y se quedan calladitos con que los aportes forzados a las AFP y a las isapres también se nos imponen y son obligatorios? todo por el dogma de que la opresión es mejor administrada por el sector privado, lo demás es challa.
Martina Held | 02.09.2014
Los impuestos son un robo, y punto. Las personas somos lo suficientemente cuerdos y responsables para preocuparnos por nosotros mismos y en casos extremos ser solidarios voluntariamente. No necesitamos un Papá Estado que se meta en nuestras vitas, nos quite lo nuestro y más ensima lo malutilice. Y menos que nos reglamente y prohiba cosas. Menos Estado significa menos burócratas, menos políticos, menos corrupción, menos despilfarro. Viva la Libertad!
Pablo | 02.09.2014
Argonauta; Robin Hood le robaba al recaudador de impuestos para devolvérselo a los pobres. Está columna es solo una muy lamentable invocación del Capital de Marx, queda caro en el último acápite respecto a bajar el impuesto a la herencia. Supongo el autor dará trabajando para dejar su esfuerzo al estado y no a su familia.
Alvaro | 01.01.2013
Los impuestos nunca, a ningún nivel de imposición, serán consistentes con la libertad ni con los derechos de propiedad del individuo. Los impuestos son robo. Los ladrones - el Estado y sus agentes y aliados – por supuesto, hacen un gran esfuerzo para ocultar este hecho, pero simplemente no hay forma de ocultarlo. Obviamente, los impuestos no son pagos normales ni voluntarios, por bienes y servicios, porque a usted no se le permite abstenerse de pagar si no está satisfecho con el producto. Usted no será castigado si deja de comprar coches de Renault o perfumes de Chanel, pero será arrojado a la cárcel si deja de pagar los costos de escuelas públicas o universidades estatales, o los gastos pomposos del señor Sarkozy. Tampoco es posible interpretar los impuestos como pagos de alquiler normal, como aquellos hechos por el inquilino al dueño de un bien. Debido a que el Estado francés no es el dueño arrendador de toda Francia ni el de todos los franceses. Para ser el dueño arrendador, el Estado francés tendría que ser capaz de probar dos cosas: en primer lugar, que el Estado, y nadie más, es dueño de cada centímetro de Francia, y segundo, que tiene un contrato de arrendamiento con todos y cada uno de los franceses, relativo al uso, y al precio de dicho uso, de las propiedades. Ningún Estado – ni el francés, ni el alemán, ni el estadounidense, ni cualquier otro estado - puede probar esto. No tienen los documentos necesarios para tal efecto, ni pueden presentar un contrato de alquiler. Por lo tanto, sólo hay una conclusión: los impuestos son el robo y la extorsión por los cuales un segmento de la población, la clase dominante, se enriquece a expensas de otra, la de los gobernados. - Hans-Hermann Hoppe
Argonauta | 16.04.2012
Me interesaría saber cuál es el fundamento teórico para sostener que aquellos que tienen más deberían aportar más. Invocar el ambigüo concepto de justicia distributiva no es suficiente. A mi parecer, los tributos deberían tener por fin exclusivo el financiamiento de los gastos públicos, no la corrección de las desigualdades, de lo contrario se transforman en un verdadero robo al estilo Robin Hood, "robarle a los ricos para darle a los pobres". Tratar de solucionar la enorme desigualdad que existe en Chile a punta de impuestos "a los ricos" sería un error práctico, pues no sirve, y moral, porque es injusto. La desigualdad se soluciona otorgando puntos de partida similares a todos los ciudadanos mediante la edificación de sistemas de educación, salud y justicia públicos y de calidad. Si aquello existiese, la desigualdad se reduciría y sólo sería reflejo de las decisiones económicas de los individuos unidas, por supuesto, a una dosis de suerte.
Bárbara Araya. | 15.04.2012
Excelente columna.
Icono de noticia

¿Algo que agregar?

Debe contener sólo valores alfabéticos
Debe llenar este campo con un e-mail válido
Revise los campos nuevamente
icono financia

¿Cómo se financia CIPER?

Ver informes de ingresos
icono apoyo

¿Cómo apoyar a CIPER?

Conoce las opciones
icono principios

Principios de CIPER

Lo que nos mueve
icono directorio

Directorio Fundación CIPER

Nuestro directorio
icono equipo

Equipo CIPER

Conócenos
icono investigacion

Investigaciones
con impacto

Revísalas
icono premios

Premios obtenidos

Ver premios
icono trofeo

Libros CIPER

Conócelos
icono trofeo

Enviar cartas y columnas

Revisa las opciones