Ir arriba

Comentarios (13)

Jorge Fernández T. | 03.04.2011
Fe de erratas: en la línea 32 de mi anterior comentario, donde dice "heterosexuales", debe decir "homosexuales".
Jorge Fernández T. | 03.04.2011
En lo concerniente al ámbito sexual de este caso- que es el más destacado, aunque también hay otros, vgr. dinero, poder, clandestinidad-, y aclarando al lector, con el fin de centrar la discusión en Karadima, que soy heterosexual, debo señalar lo siguiente: la historia muestra que han existido, y existen, personas y, en consecuencia, sacerdotes heterosexuales y homosexuales, condición que los acompaña, obviamente, desde antes de su ordenación. Quiero destacar que, bajo mi punto de vista, SER heterosexual y SER homosexual no trae implícita ninguna inmoralidad (aunque es sabido que La jerarquía de la Iglesia Católica, de la cual formo parte como laico, no opina lo mismo respecto a la homosexualidad). Afirmo lo anterior debido a dos razones: 1) porque la atracción sexual, sea por una persona del sexo opuesto o del mismo, no se elige, por tanto, no se puede hacer responsables a las personas por tener una u otra; y 2) porque, mientras la relación sexual sea ENTRE MAYORES de edad (o ENTRE MENORES de edad), Y prestada con CONSENTIMIENTO LIBRE Y ESPONTÁNEO de cada uno- sea entre personas de distinto sexo o del mismo-, no existe reproche legal que hacerle, y, en lo que respecta a mi opinión, moral tampoco. Pero aquéllos son requisitos copulativos, es decir, deben concurrir conjuntamente, siempre. Sin embargo, de lo que sí se nos puede exigir responsabilidad, moral y legal, a los seres humanos- y, además, canónica a los católicos-, es del desarrollo de nuestra condición y atracción sexual, en el evento en que ésta no cumpla con alguno, o ambos, de los requisitos copulativos expresados en el número dos. Para fundamentar lo dicho respecto a que lo que valida las relaciones sexuales es el cumplimiento de los requisitos señalados anteriormente, y no la calidad de heterosexual u homosexual, se puede decir que podría darse el caso en que un heterosexual (única condición intrínsecamente moral para algunos) abuse o viole a una niña o a una mujer. Y también se puede dar que dos heterosexuales (condición per sé inmoral para algunos) mayores de edad, decidan libre y voluntariamente tener una relación sexual. ¿Quién cometío un delito, pecó y fue inmoral? Responda usted. Lo importante es que, independiente del sexo de los relacionados sexualmente, existan los dos requisitos copulativos destacados. En el caso de los sacerdotes- y monjas-, se les exige no tener relaciones sexuales con ninguna persona, nunca, puesto que aquello iría en contra de su castidad. Teniendo eso como base, es lógico que es todavía menos permitido para ellos tener relaciones sexuales, o cualquier acto de connotación sexual, sin el consentimiento de la otra persona, puesto que esto, además, es un delito. Pues bien, un aspirante (asumiendo y esperando que son vocaciones no forzadas) al sacerdocio- o al convento- debe tomar en serio y con responsabilidad, además de solicitar, día a día, que la Gracia de Dios le permita cumplirlo, que, al menos desde que se ordene, o tome los votos, ha renunciado a tener relaciones sexuales. Que no se hagan curas ni monjas si no están dispuestos a renunciar a tener una vida sexual (al menos, lógico, mientras se mantenga esta regla). Pienso que una vocación genuina puede darse tanto en heterosexuales y homosexuales, pero con la condición consistente en que estén dispuestos a entregarse a Dios incluyendo el aspecto de la abstinencia sexual. En la frase que sigue a ésta podré sonar falto de seriedad, pero no es ése el propósito. Una "cana al aire", alguna vez, podría ser entendible, pero siempre y cuando sea cumpliendo los requisitos consistentes en que la otra persona sea mayor de edad y que preste su consentimiento en forma libre y espontánea. Mas, el problema y riesgo sería que esto se transformara en un hábito. En el caso del padre Karadima- y me baso en el fallo del Vaticano para considerarlo autor de los delitos que se le imputan-, es evidente que desarrolló su homosexualidad en forma clandestina, perversa y mediante la comisión de delitos de abuso sexual. Prefirió quedarse hipócritamente en el sacerdocio (hipócrita por abusar sexualmente, no por ser homosexual). Hubiera sido mejor que, al momento de confirmar su condición homosexual- quién sabe cuándo-, dejara voluntariamente su calidad de sacerdote y desarrollara una vida homosexual fuera de la clandestinidad, sin abusos, sino que con una persona mayor de edad y que prestara el consentimiento libre y espontáneo para ello. Es indudable que dejar el sacerdocio- o no dejarlo, pero tratarse sicológicamente para no cometer abusos de todo tipo-, y reconocer su homosexualidad, le habría generado discriminación desde el punto de vista humano y social, pero me atrevo a afirmar que hubieran sido consecuencias mucho menos drásticas que la Mirada siempre Presente- caritativa, pero no concordante con sus actos- de Dios. Cristo sólo se Enojó, y de manera clara, drástica y tajante, con los hipócritas y con los que le hicieran daño a los ñiños. A todo el resto los perdonó y los Convidó, con Amor y Alegría, a Seguirlo.
Marcelo | 28.03.2011
Toda esa sensación de impunidad y " defensa corporativa" por parte de ciertos sectores eclesiásticos no hacen mas que alejar a miles de personas de la iglesia, es mas, cuestionar su fe ( dentro de los que me  incluyo), ya que el comportamiento sectario e irracional de algunos personajes de la cúpula católica nos demuestra que esta institución es tan falible, cuestinable y corruptible como otras tantas instauradas por los hombres en la historia de la humanidad y que solo luego de la perpectiva del tiempo nos permite darnos cuenta o mejor dicho analizar su función y participación dentro del contexto histórico. Soloquiero finalmente aclarar que esta institución esta llena de gente con reales buenas intenciones y de fe sincera que creen que a través de la iglesia pueden aportar por hacer de este mundo un lugar mejor. Probablemente lo que falta es realizar una investigación a fondo de este caso y de otros similares, con el fin de erradicar de una vez a todos estos personajes oscuros de la iglesia católica.
alejandro | 27.03.2011
Todo lo quee ha salido a luz publica,[que es lo minimo]no hace mas que las personas se alejen de la iglesia.Es todo muy turbio, que mas tiene que pasar para que las personas que creen en la inocencia del Sr.karadima,se convenzan que el y todo su entorno no son mas que unos perbertidos, corruptos , algun dia todos estos pecadores pagaran por el dano inmenso que han ocasionado.No se como pueden seguir en la iglesia.
Pedro | 17.03.2011
Ignacio, agradezco su aclaración. No sabía que el recurso ante el tribunal eclesiástico fuera tan extraordinario. De todos modos los juicios terminan cuando las sentencias quedan ejecutoriadas y entiendo que en el caso Karadima ello aun no ocurre. Pero más allá de este punto particular quiero enfatizar en la falta de rigurosidad del reportaje, además de tendencioso. Realmente no entiendo cómo CIPER puede calificar de "temeraria resistencia" las declaraciones de Arteaga y Valenzuela. ¿Qué dijeron contra la Iglesia o su sentencia?
Prudencio Jose Lozano Iraguen | 16.03.2011
Monica, que opinión y conclusión tan poco inteligente!.. Conozco muy bien la labor de muchos de los ex-dirigidos por Karadima, y en virtud de este conocimiento, aseguro que SI han entendido bien el mensaje del evangelio y si han sido fieles al Mensaje del evangelio. Ellos son seguidores y discípulos de Dios, no de F. Karadima, él fue un mero instrumento en su discernimiento de su vocación, suscitada por Dios. Entiendo que es muy fácil extender los errores que cometió una persona a sus cercanos, pero te pido un poco de pausa y razonamiento en tus conclusiones, con estos comentarios no aportas mucho a la discusión, mas que entrever tu impulsividad y un leve resentimiento.
Ignacio | 15.03.2011
Pedro, el tribunal eclesiástico dio condena y falló en contra de Karadima. Eso es un hecho. El recurso que da pie a la revisión del fallo debe probar que el tribunal actuó de mala fe o imparcialmente. No creo que este sea el caso
Pedro | 14.03.2011
Este reportaje carece de rigor probatorio. Muchas de sus pruebas se sustentan en copuchas ("dicen que dijeron"), por lo que también hace dudar de su imparcialidad. No se puede estar de acuerdo con las eventuales faltas y/o delitos que habría cometido Karadima, pero hasta el más lego de los estudiantes de leyes sabe que los juicios terminan cuando se agotan los recursos. En este sentido comparto que aun no se considere culpable a Karadima : ni el juicio eclesiástico ni el penal han terminado. Señores periodistas: Más rigurosidad y menos propaganda!  
Monica | 09.03.2011
Simplemente el actual arzobispo tendrá que tomar medidas drásticas y excluir a estos seudosacerdotes y a la Uniòn Sacerdotal del quehacer de la Iglesia chilena. Todos los discípulos de Karadima llevan en su inetrior el gérmen de la maldad. Su fe se basa en una percepción distorcionada del evangelio. Su formación está basada bajo un prima pérfido.
jaime | 07.03.2011
ASCO!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!
Prudencio Lozano I | 07.03.2011
Me parece infundado y una apresurada conclusión, asegurar que el traslado del P. Diego Ossa fue por causa de que "se estima que también fue abusado" por Karadima. ¿Es realmente la causa de su traslado?... Apelo a una mayor rigurosidad de su argumentación para "estimar".. muchas gracias por sus informaciones
Ricardo | 07.03.2011
Y en ese sentiddo, es absolutamente necesario que Ezzatti lo releve del cargo, ya que creo que Arteaga no es libre en conciencia, y por lo tanto no puede ser obispo, ni menos gran canciller de la PUC
Ricardo | 07.03.2011
Sólo agregar que a Arteaga hay que mirarlo también desde la perspectiva de víctima. Seguro que Karadima tiene un control importante sobre su conciencia. No me extrañaría que lo ha abusado sexualmente toda su vida. Por eso, si bien comete faltas importantes, incluso algunas muy graves, no creo que se le deba juzgar como alguien del todo responsable de sus actos, ya que técnicamente se le debe conceder el atenuante del no discernimiento. 
Icono de noticia

¿Algo que agregar?

Debe contener sólo valores alfabéticos
Debe llenar este campo con un e-mail válido
Revise los campos nuevamente
icono financia

¿Cómo se financia CIPER?

Ver informes de ingresos
icono apoyo

¿Cómo apoyar a CIPER?

Conoce las opciones
icono principios

Principios de CIPER

Lo que nos mueve
icono directorio

Directorio Fundación CIPER

Nuestro directorio
icono equipo

Equipo CIPER

Conócenos
icono investigacion

Investigaciones
con impacto

Revísalas
icono premios

Premios obtenidos

Ver premios
icono trofeo

Libros CIPER

Conócelos
icono trofeo

Enviar cartas y columnas

Revisa las opciones
icono Donantes Institucionales

Donantes Institucionales

Ver más
icono +CIPER

Comunidad +CIPER

Ver más