Ir arriba

Comentarios (51)

Manuel | 07.06.2011
Hermanos, Compañeros, Compipas, propongo algo. Tomen 5 alumnos de cada curso (1º a 8º bàsico) de colegios municipales de La Pintana, La Pincoya, Puente Alto, San Bernardo, Maipú, etc y los insertan en cursos del Verbo Divino. Como son misioneros y tienen educaciòn cristiano-católica cada niño será apadrinado por una familia de mejor estrato socioeconómico, esto implica financiar su escolaridad incluyendo traslado desde y hacia su casa. Luego cuando el muchacho egrese (disciplinado y con un alto grado de responsabilidad) lo màs probable es que ingrese a la universidad y una vez que obtenga su titulo lo insertan en alguna de las empresas de las que forman parte algunos ex-alumnos del Verbo (esa es la tónica con todos cierto?) Algún mando medio sería ideal y si el cabro sale seco debería tomar un cargo gerencial a la primera, cierto? Bueno, menos retórica y discurso en contra y en pro del CVD y màs acciòn, es la única forma de terminar con el 30% de pobres de este país. Los commentarios no sirven de nada si no hay acciones concretas. A ver si alguien del Verbo se atreve a apoyar la iniciativa!!
Benjamín W. | 27.04.2011
          Como ex-alumno, me alegro del interés de realizar este artículo y de querer develar ciertas realidades vedadas por su exclusividad. Pese a reconocer una parcialidad que obliga a algunas visiones demasiado ideologizadas tanto por el lado de algunos compañeros de establecimiento como por el periodista; confío siempre en la posibilidad de una lectura no ingenua y de naturaleza crítica (lo que no es lo mismo que objetiva). Con este tipo de lectura me refiero a algunos aportes como los de Felipe Niemeyer, Patricia, Héctor y Diego poblete. Afirmo que, pese a la infinitud de discursos que van apropiándose de nuestras bocas mientras crecemos a la sombra aclaradora y a la vez enrarecedora de nuestro círculo social, existe y seguirá siempre existiendo una realidad a la que nuestra formación ideológica podrá adornar y teñir de distintos colores, pero jamás negar ni modificar, la realidad material. Si no queremos optar por defender la crudeza de un positivismo darwinista que describiría nuestra esencia, debemos observar de frente la materialidad que domina nuestras relaciones sociales  y juzgar cuanto en ella hay de injusto.                                                      En cuanto a mi experiencia personal, me jacto de haber tenido algunas experiencias relativamente buenas y otras relativamente malas, en ambas vertientes debo renunciar de evidenciar alguna práctica formativa del colegio que obligue algún tipo de extremismo consciente. Con esto quiero decir que la propaganda absorvida durante mi juventud no fue maquinada y gestionada por mi colegio, sino que solamente distribuida por él, pues era la propaganda propuesta por el mercado para el nicho al que el establecimiento pertenecía. No obstante, aunque sé que esta propaganda corresponde al nivel de una estructura económica superior a la escolar -a la cual desgraciadamente no podemos señalar como un demonio único a sacrificar sino como a uno multipresente que nos espera en cada esquina- no por eso dejo de reprocharle a curas, profesores, alumnos y apoderados el no cuestionarse a fondo cuál era la verdadera naturaleza del discurso que arrojaban sobre nuestras aún tan jóvenes mentes. Si quisiera rememorar alguna sensación que  sintetizara el vivir la contradicción entre estas dos realidades (la material y la ideológica), debo recordar una que era muy frecuente: una angustia que surgía cada vez que sentía a mi colegio como un lugar tan reducido, tan individualmente opresivo y tan hermético, la que me obligaba a querer imaginar -siempre infructuosamente- una supuesta realidad de mayor riqueza que subsistía externamente, una realidad que intuía que se me escapaba.                           Por último, debo reconocer que en mi situación actual de estudiante izquierdoso, casi egresado de una carrera no convencional (y tampoco de buena remuneración); mi formación escolar sí ha sido uno de los efectivos principales que han desencadenado mi rechazo a una comunidad (o más bien una clase) que por definición es acaparadora,  excluyente y negadora de la humanidad de quien no pertenece a ella. 
Mandy | 15.04.2011
Y les molesta que nuestos hijos salgan a misionar?? y si ellos quieren hacerlo en que les molesta a uds.? mis niños estudian en el Verbo y mi mayor orgullo es verlos levantarse temprano el sábado para ir a "refuerza Chile", grupo que se formó para ayudar en algunas materias en escuelas de pocos recursos, misionaron después del terremoto, van a visitar hogares de ancianos, mantienen hogares de niños y ayudan a levantar mediaguas......que malo no? voy a tener que reeducar a estos niños.....entre paréntesis le voy a preguntar a los abuelitos si quieren dejar de recibir la visita y ayuda de los colegios de elite porque en reemplazo van Esteban, Claudio y Felipe pero eso si, los tratan y mantienen tal cual lo hacemos nosotros.
Esteban | 06.03.2011
No creo que exista la manera de explicarle a un alumno de colegio de élite de Chile, que sus colegios de élite, simplemente han educado a una plutocracia que aunque con diferentes matices (alumnos más conservadores o liberales) han llevado a Chile a ser una de las sociedades más injustas y segregadas económicamente del mundo. Por otro lado, estos colegios tienen que decirles a sus alumnos que tienen que ser los mejores. Que la educación que ellos ofrecen es la mejor en términos de valores humanos (católicos) y académicos. De otra manera, simplemente sus padres los mandarían a estudiar a Europa o USA. En otras palabras, este replicación del éxito no es muy diferente de la replicacion del fracaso de un niño o niña de colegio que tiene un rojo en el semáforo de Lavín. Esto para nada le hace bien a Chile como sociedad. Es cosa de salir de la burbuja, y no misionando, sino que haciendo un ejercicio intelectual para darse cuenta.
RODRIGO GONZALEZ FERNANDEZ | 13.01.2011
Pero claro, yo soy del Colegio (CVD) y egresé en 1964.Eramos 5 hermanos que ingresamos a ese maravilloso colegio. En aquella época el deporte era fundamental. Fui atleta desde muy niño y gané diversas pruebas durante mucho tiempo. Junté una tremenda cantidad de Copas que mis nietas siempre preguntan de que se tratan. Teníamos un equipo increíble de deportistas y atletas y guiados por el Padre Antonio que a mi juicio fue la base del deporte en el Colegio hasta nuestros días . Me acuerdo perfectamente de todos los nombrados los Chadwick, el ex Senador Gazmuri que era arquero, de Philippi, de Yarur, de Angelini y de tantos otros. También de los Piñera , de los Egaña ( Rodrigo, mi gran amigo y de Javier Luis que organizaba las Barras en los interescolares.)ex embajador .Cesar Barros, compañero de mi hermano Felipe y era del curso de Sebastián Piñera y de Fabio Valdés. Efectivamente, el Colegio imprime en sus alumnos un sello que les ayuda a triunfar en la vida. Me he encontrado con ex alumnos del Colegio por todas partes del Mundo. Los ha habido hasta Ministro en la vecina Bolivia ( Valdés) . También en Organismos internacionales y en los negocios. Mi curso se reúne al menos una vez por año en casa de alguno de nosotros. Las últimas han sido en casa de Eugenio Guzmán E, abogado y en casa de Martín Subercaseaux , destacado Publicista, también nos hemos reunido en el fundo del querido amigo Hernán Hurtado Zañartu. Un abrazo a todos los ex - alumnos que no alcancé a saludar aquel día en cancha de atletismo cubierta con carpa monumental. Rodrigo González Fernández CVD 1964
Andres | 30.12.2010
Si tanto te molesto que tus padres no te pusieran en un colegio de mejor calidad no tires tus dardos contra los que si tuvimos esa suerte. Creo que tu reportaje es poco objetivo y no basta con ser mero observador de celebraciones como esas para entenderlas. que lastimas que sientas eso de gente esforzada, que no por estar en un determinado colegio ocupan cargos importantes en el futuro. Un hint, para que veas que estas mal informado: "Claro de Luna" no es de Beethoven, sino de Claude Debussy. Un segundo hint: en el colegio hay dos o tres sacerdotes alemanes y hace mas de 20 que no enseñan ninguna materia.
Nora María Kaufmann | 15.12.2010
Bueno el artículo y confirma mi hipótesis de que sin disciplina no se puede educar. Así era también el Colegio Alemán de Valparaíso, también aplicaban el reglazo, pero salían educados y competentes. Ya no corre el reglazo y harta falta que les hace, no es lo mismo. Para qué decir en la Educación Pública, antiguamente la disciplina también era férrea, ahora los alumnos no solo faltan el respeto, tratan mal a los profesores y por eso los malos resultados.
juan | 22.11.2010
Gracias por el reportaje,si solo tuvieramos la misma opotunidad otra cosa pasaria,no sean ciegos y sordos.Sigan creyendo en Cristo que solo lo matan,.-
Patricia | 20.11.2010
Por qué llamarán resentidos, acomplejados y envidiosos a quienes tienen una visión crítica de un sistema social clasista, racista, elitista y excluyente y lo menos cristiano que se pueda imaginar? Así es Chile aunque a algunos les moleste. Soy una persona muy feliz, satisfecha y agradecida de la vida y eso mismo me hace tener una mirada solidaria y a la vez crítica de un sistema que aparte de ser injusto es hipócrita y cruel con las grandes mayorías. Creo que el éxito económico no tiene mucho que ver con la felicidad ni con el desarrollo de las personas como individuos. Cierto que todos merecemos tener una vida digna, vivienda, educación, salud,etc. pero para qué llegar a ser tan ricos? para qué amasar tanta fortuna? Al leer el reportaje me queda claro que para que existan las elites adineradas, los grupos económicos, la concentración de la riqueza en pocas manos, las grandes mayorías tendrán que continuar luchando por sobrevivir apenas sin derecho a educación, vivienda o salud dignas en un país que ostenta uno de los records más vergonzosos de distribución del ingreso y eso no es producto de la flojera ni de la envidia ni del resentimiento de muchos sino el egoísmo, la avidez y la ambición patológica de algunos pocos.
dante | 18.11.2010
Si bien tiene algunos giros intrigantes, el reportaje retrata fielmente la génesis y reproducción de la alta burguesía chilena en un circulo endogámico que desprecia a los perdedores incluso dentro de su circulo. Lo peor es la ignorancia y falta de sensibilidad que produce ese tipo de educación para los "jefecitos", esa deformación del potencial humano que son los colegios se amplifica cuando las expectativas del entorno pretenden generar winners. Ahí nace y se extiende la patria bosquejada por jenaro prieto.
Jose Luis | 16.11.2010
aver aver. El colegio noes ni con mucho el mas caro ni el mas elitista. En todos los colegios hay reuniones de ex-alumnos, la frase "tu eres del colegio" tampoco es exclusiva de los exalumnos del colegio, etc.. El CVD no tiene nada especial pero al parecer provoca anticuerpos cuya unica explicación es envidia por ser un colegio muy exitoso, un colegio donde sus exalumnos se han destacado en todos los ámbitos del quehacer nacional y la gente de éxito es siempre hostilizada por gente limítrofe. Eso es todo. Yo soy exalumno, no cumplo con ningun estereotipo que tanto vocifera esta gente acomplejada. Ojalá pudiese poner mis hijos en el Verbo pero por razones economicas no puedo. Y doy fé que hay muchos ex-compañeros y ex-alumnos del CVD que viven lo mismo. La diferencia es que no somos acomplejados, esa es la principal diferencia de los que estudiamos ahí, no el dinero, ni el poder, ni la raza ni los apellidos.
Felipe Niemeyer Salinas | 16.11.2010
Estudié en el Colegio San Ignacio, un Colegio que, claramente pretende formar elites e influir en la sociedad formando a sus cuadros dirigentes. Eso es un dato de la causa. El hecho que comentaristas de este espacio crean que en el CVD estudia toda clase de gente,sólo revela su enfoque de la sociedad desde su posición de poder. Sólo alguien alejado de la realidad social puede creer que ahorrando peso a peso y con esfuerzo, puede alguien que gana 300.000 mil pesos poner a su hijo en el CVD. Sí, esos son los sueldos que pagan los ilustres y abnegados hijos de los colegios de elite en Chile. Por otra parte, tratar cualquier crítica a la formación de la élite chilena y tratarlo de resentido social, flojo y chaquetero, simplemente refuerza el aspecto más burdo y grosero de la clase dirigente chilena. les faltó decir que el periodista era cochino y borracho, roto metido a gente, quizás aportó alguien por allá. La sociedad chilena es una de las sociedades de clases más parecidas a una sociedad de castas. El reportaje, por el que felicito al periodista ante tanta diatriba gratuita, sólo da cuenta de una elite cerrada que se autoreproduce bajo el discurso y el autoconvencimiento que por esas casualidades de la vida justo los más capaces e inteligentes de la sociedad fueron a estudiar en unos 10 colegios. Bajo el eslogan y la propaganda de la eficiencia, la dedicación, la disciplina y el estudio en realidad se esconde una sola visión del mundo y la perpetuación de un orden social injusto donde quienes administran un modelo de sociedad son precisamente, oh curiosidad, sus principales beneficiados. NO faltará el que diga, yo tengo porque he trabajado duro para ello y me he sacrificado y estudiado. Pues bien, estimado e hipotético contradictor, no son sólo los estudiantes de los colegios de élite quienes se esfuerzan, ni son sólo los ricos los que se esfuerzan. Los pobres también se levantan temprano, de hecho más temprano que muchos de los que con desembozado desprecio se refieren al periodista como resentido. Pienso en el alumno descarriado Guerrero en la sala de tortura compartiendo su suerte con los que una vez más les tocaba perder. ¿En qué habrá pensado cuándo lo torturaban y sufría el dolor indecible de la electricidad en sus heridas de bala? ¿habrá pensado en la verdadera caridad cristiana? ¿Sus compañeros de Colegio habrán movido un dedo para salvar su vida como lo hiceron los Chadwick con su cuñado upeliento Viera Gallo? ¿Qué habrán pensado los torturadores, habrán sabido que era del CVD, les habrá dado lo mismo o le habrán querido dar una lección a quien consideraban una oveja negra de la b urguesía? Creo, sin dármelas de adivino, que Guerrero comprobó amargamente, los frutos de una sociedad basada en un orden injusto al beneficio de una pequeña minoría, comprobó las consecuencias que tiene tratan de cambiar un sistema hecho para el beneficio de sus compañeros de colegio y sus familias. Comprobó que la caridad cristiana es puro cuento y que los únicos gestos de apoyo vinieron de los otros prisioneros que vendados y heridos le dieron una palabra de aliento, un gesto de cariño, una mirada de ánimo entre interrogatorio e interrogatorio...tan lejos de la calle Presidente Errázuriz... Cuando escribimos y leemos estas letras las cárceles de nuestro país están llenas de jóvenes populares que no tuvieron la oportunidad como todos los que estudiamos en colegios de élite, y un ex alumno del CVD sale de una reunión de directorio. ¿Y Jesús, dónde estaría? Creo que acompañando a los que sufren, creo que en esas cárceles que nadie ve donde se muere lentamente, creo que en el espíritu de Guerrero. Lamentablemente, ya ni en ese Jesús que está con los que sufren que me enseñaron en el Colegio San Ignacio creo.
Héctor | 16.11.2010
Aunque efectivamente el artículo es tendencioso, no deja de presentar datos sobre la educación de las élites en Chile (no siempre una educación de élite en todos los aspectos, partiendo por la confusión entre lo social y la caridad). Por ejemplo, para lectores que no estén familiarizados con estos colegios (como la gran mayoría de los chilenos y la totalidad de los extranjeros), menciona el rol de religiosos alemanes en la educación de varones de cierto sector de la sociedad. Asimismo, las reacciones de ex-alumnos del establecimiento en cuestión en este sitio son reveladoras. Aunque señalen las impreciosiones del artículo, no leen el punto de fondo: el nexo entre la educación y la fortuna, cuya abolición ha sido una de las grandes batallas de la educación moderna.
Carlos | 16.11.2010
Concuerdo con que sería un error tildar al autor de resentido si saca a la luz pública, por ejemplo, el tema que propuso Diego Poblete (15 de Noviembre de 2010, 2:55 pm) y el estudio que mandó en el link. Sobre ese tema estoy totalmente de acuerdo en que como país estamos súper mal, pero de ahí a hacer cargar al Verbo Divino, al Saint George o a cualquier otro colegio con que son los "culpables" de que el sistema sea así, me parece una injusticia tremenda. Aquellos colegios simplemente intentan formar personas con valores, ética y capacidades que los hagan triunfar en todos los ámbitos de la vida (y no sólo en el empresarial como se recalcó tanto en el reportaje). Para lograr mayor igualdad en cuanto a educación pública con la privada, hay que mejorar fuertemente la pública en vez de tirar para abajo a la privada por el simple hecho de hacer bien las cosas, porque mal que mal ¿qué culpa tienen los colegios privados de preparar bien a sus alumnos?
Luis Vivanco | 15.11.2010
Leo el reportaje y confirmo como muchas de estas lacras provenientes de la epoca colonial siguen vigentes y-lo que es peor- en ascenso. Como alguien "del colegio" u otros de similar destino, podria explicar por qué muchos de sus egresados arriban a posiciones de poder o influencia? Es esa ferrea educacion de origen teuton lo que les ha permitido descubrir donde estan las verdaderas oportunidades?; Que clase de estructura se ha construido para llegar a este estado de cosas? Acaso sea Chile una particular excepcion en donde la inteligencia o capacidades no se reparten de manera equitativa en la poblacion y entonces todas estas posiciones de privilegio y poder economico se concentren por azar divino en estos pequeños reductos de instruccion pagada? Reclamar sobre ello puede constituirse en una expresion de resentimiento social? Ciper puede y debe seguir en su afan. Ello es un imperativo etico frente a la orfandad de medios dispuestos a sacudir en los apolillados arquitrabes que sostienen -aun- este estado de cosas.
Claudio | 15.11.2010
Colegio "de elite" + iglesia + "poder" + pedofilia (aunque sean casos externos al colegio) + bullying = reportaje polémico. No importa que algunos datos no sean verdad (secretismo del caso Pelayo), que las cosas estén escritas de manera que se vean malas cuando son buenas (tener un presidente exalumno del colegio), que que gran parte del reportaje sea sobre el caso Karadima, quien no tiene absolutamente ninguna relación con el colegio, sino con algunos alumnos que iban a su parroquia independientemente, etc. No importa porque el autor sólo tiene el interés de hacer un reportaje chaquetero que sea lo más polémico posible y que venda lo que más se pueda. Da lo mismo que el reportaje esté lejos de la verdad y muestre una cara de la moneda que ni se compara con todo lo bueno de la cara buena, porque este reportaje es una muy mala muestra de lo que es el colegio Verbo Divino porque está hecho por alguien que le tiene un GRAN resentimiento.
Diego Poblete | 15.11.2010
Más allá de las buenas o malas intenciones del periodista con el CVD al escribir este reportaje, a mi lo que me recuerda es lo importante que sigue siendo la cuna o el colegio o la universidad a la que fuiste, para llegar a cargos exitosos o de poder en Chile. . Invito a los bloguistas opinantes en este blog, tanto los del Verbo como los de otros colegios, a que revisen el estudio sobre donde estudiaron los líderes corporativos en Chile que hizo la firma Seminarium Search, empresa de head-hunters. . http://www.seminarium.cl/HTML/PDF/renombrados/Estudiosobrelaeducaciondelosliderescorporativos(WEB).pdf . Si les da lata leerlo completo, lean al menos las conclusiones. . Ahí verán si su colegio es solo para las élites o no y si son ustedes parte de los más privilegiados de Chile o no. . Y ojo, para los que quieran decir después que soy resentido, yo también estuve en uno estos colegios de elite aunque no quize creerlo hasta mucho tiempo despues (no estuve en el CVD). . Y me doy cuenta que en Chile cuando tú pagas un colegio para tu hijo, en el fondo le estás comprando una red social y el acceso o no acceso a una minoría de elite, que al final maneja la mayor parte del poder y los recursos en Chile. . Es el país en que nos tocó vivir. Nada más.
Lucho | 15.11.2010
Si el Verbo Divino,fuera como estos resentidos y sensacionalistas "periodistas" comentan, ni siquiera se le hubiera dado acceso a la celebración de los 60 años del colegio. Por el contrario se les dio credencial y absoluta libertad para cubrir lo que estimaran necesario. A esto es pluralismo y libertad de expresión? Que locura.Si ellos están tranquilos con su conciencia es tema de ellos y de su falta de pluralismo absoluto. El Verbo Divino siempre será el Verbo Divino,con sus defectos y virtudes pero pretender estigmatizarlo de esta forma
e.gordillo. | 14.11.2010
Muy buen reportaje. Gracias por publicarlo.
Eugenia | 14.11.2010
Felicitaciones al periodista que escribió este articulo, ya que confirma la esencia del chileno, envidioso, flojo y chaquetero. Que tiene de malo ser de derecha? Que tiene de malo aspirar a ser los mejores? Porque se muestran sucesos trágicos que han sucedido en el colegio por ser el Verbo Divino, cuando dichos eventos suceden en todas partes. Por que no vemos como un orgullo el hecho que de este colegio salgan grandes personajes, como el Presidente de la Republica por ejemplo. No seria mas productivo y noble hablar de todas los logros positivos que ha logrado el colegio que son sin duda mucho mas que los negativos, no seria positivo mostrar los éxitos deportivos, académicos y Morales como una enseñanza y no como un pecado. Este articulo nos transmite resentimiento y envidia.
Catalina | 14.11.2010
Parece que el Verbo Divino, a quienes han comentado aquí, no les enseñó a relacionar, cruzar datos y reflexionar sobre los procesos sociales, percepciones comunitarias y construcción de la realidad a partir de la identidad. La cual, sea dicho de paso, se cimenta desde la cuna hasta que uno toma consciencia, alejado de colectivo. Si bien todos los puntos de vista son válidos, no dejan de ser eso. Sólo visiones desde una pasión individual y colectiva.
Felipe | 13.11.2010
Que importa si el caso de pelayo es conocido o no, si al que escribió esto solo le importa escribir algo polémico para vender, porque al igual como el critica el dinero y el poder de algunos ex alumnos que se lo han ganado con trabajo, este periodista busca exactamente lo mismo.
Francisco Tagle | 12.11.2010
Actualmente curso el 3er año medio en el Verbo Divino y gracias a mi completo conocimiento acerca de esta gran institución puedo dar ciertas aclaraciones a los diversos ataques que mi querido colegio recibe en este texto. 1ero: El caso de Pelayo es conocido por la mayoría de los alumnos, cada cierto tiempo se menciona esta triste historia que es imborrable en la memoria de todos los pertenecientes a esta institución. Para cuando esto ocurrió yo tenia solo dos años, y aun así conozco perfectamente la historia y se exactamente todo lo que ocurrió ese día. (puedo decir que es casi exacta porque la información me a sido dada tanto por gente que pertenece al colegio como por gente externa a este). Cada vez que he tenido alguna inquietud acerca de este tema, se me ha sido aclarada sin problemas por cualquier miembro del colegio, descartando completamente la etiqueta de “tabú” que este a adquirido. 2do: El Verbo Divino esta muy lejos de ser un colegio exclusivo para la gente mas acomodada, hasta puedo decir que es una falta de respeto para muchos de sus alumnos el ser tildados de esta manera. Hoy en día, sin dejar de ser un colegio particular pagado y ubicándose en el barrio mas exclusivo de Santiago, el Verbo Divino tiene en sus aulas alumnos de las mas variadas realidades, y creo que es por esto que la mayoría de los egresados tiene esa capacidad de liderazgo que tanto nos representa, esto lo digo por que el colegio intenta sacarnos de esa burbuja y nos muestra que hay realidades muy diferentes a otras, y que es nuestra misión acabar con estas diferencias, es verdad que en este Colegio se puede encontrar a jóvenes de la clase mas alta de la sociedad, pero también podemos encontrar a familias que pagando peso a peso han luchado por educar a sus hijos de la mejor manera. Cuando gente externa al colegio escucha algo sobre el Verbo, se imagina a los niños acomodados que jamás han tenido alguna sensibilidad por el otro. Este es el tema en que mas se equivoca el texto. El Colegio tiene una gran formación de acción social la cual se ve potenciada por las diferentes realidades de sus alumnos, los cuales provienen de familias completamente diferentes, con historias completamente diferentes y de barrios completamente diferentes. El Verbo Divino es un colegio que forma lideres mediante una formación católica con fuerte presencia misionera, este colegio no es el numero uno en los ranking académicos, pero aun así logra hacer que jóvenes saquen a la luz todas sus capacidades para ponerlas al servicio de Chile. Me despido diciendo que esta columna es “bonita” pero creo que al autor le falta haber participado del CVD (o mas, en caso de que haya pertenecido a este) para poder hacer una columna mas completa, ya que se quedo con solo un lado de la moneda.
Andrés | 12.11.2010
Alguien dijo RESENTIDO SOCIAL? Creo que es la única expresión que califica a alguien que hace un reportaje así de un colegio que creo que lo único que ha hecho en esta sociedad es aportar, ayudar y hacer de Chile un país más grande. Entre tanto dato falso, y tratar de ver todo por la parte mala, me dan muchas ganas de defender algo que creo es tan grande y honesto como el colegio Verbo Divino. En este "reportaje", a todo se le ve lo malo, gente exitosa? , no ! cerdos capitalistas que sólo les interesa la plata! que exista un cariño y cohesión especial entre ex-alumnos?, no ! son una especia de secta diabólica ! Qué vergüenza, realmente. Aparte, se hace una especia de competencia entre el Verbo y el San George, tratando de tirar para abajo al colegio, como para hacer que a los alumnos y ex-alumnos les de rabia al leerlo ! Una pena, pero bueno, así es la gente en este país, resentida, no reman para un mismo lado de mejorar la sociedad, criticar por criticar! Espero, y tengo toda la confianza de que el Verbo no dejará de ser un colegio misionero, de educación de calidad, que inculca valores, liderazgo, el jugársela por una idea propia, que no piensen todos iguales y no dejarse pasar a llevar, que crea personas increíbles. Bueno, para finalizar, nada más que decir que entiendo un poco la crítica mal intencionada, alguien que en vez de tenerle una envidia sana al un colegio de tanta calidad, tiene una envidia maligna, se nota que el autor algún trauma o odio profundo debe tener, una lástima. Suerte!
Cristián | 12.11.2010
Si bien el artículo está muy bien escrito, me parece que los autores están bastante sesgados y resentidos. Soy exalumno del colegio (y cuando estoy con gente hablo del verbo y no "del colegio") y asi como los autores se dedicaron a buscar hasta las peores cosas que podrían encontrar no se dedicaron a buscar lo bueno. Hablan de Karadima como si fuera cura del colegio cuando yo nunca lo conocí ni supe quién era hasta hace poco; hablan de que la muerte de Pelayo fue una cosa secreta y no fue absolutamente nada de secreto; hablan del rigor disciplinario de los años 50 (que era igual que en el resto de los colegios) como si siguiera pasando el día de hoy; y finalmente, cuando ya no sabían qué escribir, dicen que el patio quedó sucio después de la comida... Aprovecho de decirles que mi familia no millonaria y ninguno de mis amigos del colegio lo es, pero sí nos quedó para siempre, por ejemplo, la vocación de servicio social, y veo cómo siempre hay exalumnos del colegio organizando y participando en trabajos de verano, en misiones católicas (hasta en la cárcel), creando fundaciones sin fines de lucro para ayudar a cambiar la desigualdad del país, etc, etc, etc. Invito a los autores a seguir buscando las cosas malas de la sociedad, pero sobre todo a buscar las cosas buenas y recalcarlas, y estoy absolutamente seguro de que en el Verbo Divino hay muchísimas más cosas buenas que malas
José Pedro | 12.11.2010
Admiro la calidad periodística de Ciper Chile. Siempre han sabido golpear con noticias y enfoques que pocos (o casi nadie) detecta. Sin embargo, lo que han hecho sobre el Verbo Divino resulta incluso curioso. La tesis preconcebida del periodista parte de la base que practicamente todos los hechos relevantes del último tiempo son culpa de este colegio o por la participación indirecta de sus ex alumnos. Cuando se tienen más de 3 mil ex alumnos en sesenta años de exitosa trayectoria educativa, es evidente que muchos de quienes formamos parte de sus salas estemos hoy en puestos de importancia. Me parece una bajeza culpar al Verbo Divino por esto. El tratamiento noticioso a la trágica muerte de Pelayo Flores es, por decir lo menos, ridículo. No hay nadie que haya estado en el colegio cuando ello ocurrió que no recuerde las misas, conmemoraciones y recuerdos que se hicieron de él. Es cierto que tenía pocos amigos, pero por favor, es culpa del Verbo Divino la imprenta introvertida que traía en su ADN? Sobre el bullying, no hay que perder la perspectiva de que éste, como concepto, no existía hasta hace varios años atrás. Mirar el pasado con los ojos de hoy es un error tremendo. En mi generación no existía el déficit atencional y así y todo, terminé el colegio, fui a la universidad y hoy me encuentro trabajando, padre de una maravillosa familia. En fin, ojala que Ciper reaccione porque su aporte periodístico no va por el lado de tergiversar historias sino, por el de reportear a fondo temas que importan.
José | 12.11.2010
Otro comentario que demuestra lo mal intencionado del periodista, hablar del "Colegio del barrio el Golf", incluso hablar que el colegio queda en el corazón del Barrio El Golf siendo que esta mucho más cerca de Escuela Militar, Colon o Americo Vespucio, pero no, hay que resaltar el adjetivo clasista y de elite. Que estupidez.
Felipe Nahuel | 12.11.2010
Bárbara: no sólo se aplica "El baile de los que sobran", de Los Prisioneros, sino que parte de la letra de "Porque los ricos". Cito: "Tu educación es una porquería / yo con esas notas ni siquiera trataría / Dedícate a ladrón, a vago o esclavo / y nunca trates de entender / porqué los ricos / tienen derecho a pasarlo tan bien / si son tan imbéciles / como los pobres".
Sofia | 12.11.2010
Conosco a varios amigos salidos de ese colegio, son tipos normales con hijos t familias normales q no son millonarios ni plantean dominar al pais con ideas malignas, se ve que el autor es un mal periodista ya que como todo en chile el chaqueterismo nunca falla
Ignacio | 12.11.2010
Me parece una irresponsabilidad tremenda hablar de "El secreto de Pelayo" como si fuera un tabú. Soy ex alumno del colegio, estuve para la lamentable muerte de Pelayo y les puedo asegurar que no fue ningún secreto. Hubo misa y conmemoraciones por su muerte. Se le molestaba es cierto ¿Pero esto no pasa en todos los colegios de Chile? El articulo habla que "en el CVD siempre ha existido el bullying" ¿Acaso en los demas colegio de Chile nadie molesta a sus compañeros? P
Claudio | 12.11.2010
Primero que todo, una felicitación asi de grande al periodista que hizo el reportaje y segundo, me quedó claro porque la elite chilena es como es. Sabelotodos, egolatras, insensibles y convencidos que son "especiales" el reportaje me aclaró una duda que siempre tuve; quien o quienes los habían enseñado a ser asi. Hoy lo tengo claro; parte de la elite chilena fue formada por curas alemanes que se trajeron a Chile todo su resentimiento y odiosidad y en nuestro país formaron una clase dirigente que solo ama el dinero y el poder, porque es lo único que les da seguridad.
Ruth | 11.11.2010
Y de dónde sacaron que Piñera fue del MAPU?
| 11.11.2010
[...] This post was mentioned on Twitter by ciper chile, Renata Avila, Juan Pablo Figueroa, Tomás de la Maza, Claudio Barrios and others. Claudio Barrios said: RT @ciper: ALERTA CIPER: Verbo Divino: los secretos y el poder del colegio favorito de la élite http://cort.as/0Ndx [...]
Barbara | 11.11.2010
Ufffff, este articulo está como para leerlo con "el baile de los que sobran" de fondo. Claro que entre sus alumnos están los más poderosos de este país, si ha quedado demostrado con la última elección presidencial que en este país no es necesario ser talentoso ni brillante para llegar lejos, sino ser rápido, no tener escrúpulos y tener buenos contactos. Y nuestro Presidente cumple a cabalidad con el perfil. Creo que no tiene ningún mérito llegar "lejos" cuando están todas las condiciones dadas desde la cuna. Hablar de eso es subvalorar al ser humano como tal. Es por eso que nuestro país es y seguirá siendo sólo una republiqueta del tercer mundo que está dentro de los 15 países con peor distribución de la riqueza del mundo.
Icono de noticia

¿Algo que agregar?

Debe contener sólo valores alfabéticos
Debe llenar este campo con un e-mail válido
Revise los campos nuevamente
icono financia

¿Cómo se financia CIPER?

Ver informes de ingresos
icono apoyo

¿Cómo apoyar a CIPER?

Conoce las opciones
icono principios

Principios de CIPER

Lo que nos mueve
icono directorio

Directorio Fundación CIPER

Nuestro directorio
icono equipo

Equipo CIPER

Conócenos
icono investigacion

Investigaciones
con impacto

Revísalas
icono premios

Premios obtenidos

Ver premios
icono trofeo

Libros CIPER

Conócelos
icono trofeo

Enviar cartas y columnas

Revisa las opciones
icono Donantes Institucionales

Donantes Institucionales

Ver más
icono +CIPER

Comunidad +CIPER

Ver más