Ir arriba

Comentarios (7)

Felipe Núñez | 25.04.2008
Concuerdo con el Sr. Tapia en el sentido que el NYT es un instrumento del Sistema para lograr ciertos objetivos, políticos, agregaría yo. Para ello no importa si la noticia es correcta o veraz; lo importante es que le sirva al Sistema y a sus intereses, desplegándola durante el tiempo que el Sistema necesite. Luego se lavará la cara y las manos. Así como Judith Miller, autora de las notas de prensa que justificaron la agresión a Irak, también se encontraban otros periodistas y quizás muchas de las editoriales manipulando la realidad para lograr un objetivo político-económico, a corto y mediano plazo. En el caso de los ataques a la industria salmonera y a la posible instalación de represas en nuestra Patagonia, vemos como el NYT juega el mismo rol que los grupos ecologistas y las ONG. Se presta como una tribuna privilegiada y prespetable, cuál regenta de prostíbulo, para influir dentro de políticas soberanas de un país y con ello afectando tanto el desarrollo económico, energético así como el social del mismo. Chile necesita extenderse sobre nuestra Patagonia, estableciendo soberanía efectiva mediante la instalación de poblados que generen buenas y rentables actividades económicas. Aquí radica la importancia de la operación que tanto el NYT, las ONG y muchos filántropos y ecologistas en conjunto realizan. Y es por ello también que periódicamente viajan al sur de Chile connotados políticos nacionales y estadounidenses, quienes después habrán de opinar en concordancia con quienes les invitan, influyendo en las decisiones políticas internas que debieran ser soberanas. Casos como la puesta en evidencia de Valerie Plame, de la histérica denuncia de las Armas de Destrucción Masiva (ADM)de Saddam Hussein, de la (in)existencia de bases de Al Qaeda en Iraq, etc, son indicativas de la política que el NYT lleva a cabo, prestándose para manipular la opinión de miles o millones de individuos. Su poder es grande. El Sr. Dingues no vá al fondo del problema y con ello oculta las razones de su diario "competidor", aliándose en el hecho. Atte. Felipe Núñez
Alexis López | 24.04.2008
Lamento decirle al señor Dinges que No se puede confiar en el New York Times, como en general, no se puede tener "fe" en ningún ser humano (para eso está Dios). Los Medios no son infalibles -ni siquiera el Papa lo es-, y que en el NYT exista una página cuatro da cuenta de ello, y no precisamente de una ética ontológica de veracidad permanente. Incluso en los libros existe la "Fe de Erratas", y eso no implica que el libro diga la verdad o el autor tenga verdadera fe. El New York Times, el Washington Post y muchos más, son diarios del Sistema, del Imperio si se quiere, o del Stablishment, si así suena menos duro a los que prefieren eufemismos en inglés. Allí, por ejemplo no publicarán jamás a Israel Shamir -www.shamir.net-, y precisamente el propio Washington Post tergiversó buena parte de una entrevista que me hicieron en 2000. Así que una cosa es decir que el reportaje no presenta argumentos falsos, y otra muy diferente es afirmar que no tiene intencionalidad, o al menos, que no responde a determinados intereses. En Katyn, Polonia, murieron unos 22.000 oficiales Polacos. Ese es el hecho. Pero durante más de 40 años se atribuyó su asesinato a los nazis, por todos los Medios del sistema, New York Times incluido. Sólo en 1990, con Gorvachev, se estableció fehacientemente la responsabilidad de la Unión Soviética... ¿pero a quién le importaba a esa altura? Es un hecho también que los salmones son una exportación que causa serios problemas ambientales. Un kilo de salmón exportado supone 3 kilos de anchovetas, jureles y sardinas. Es un hecho que se utilizan antibióticos. Es un hecho que utilizan colorantes. Es un hecho que los restos de comida que caen al fondo de los estuarios contaminan y eutrofizan las aguas. Otra cosa muy distinta es afirmar que detrás del artículo del NYT no hay ninguna intencionalidad, o que no se pretende obtener un resultado, porque es un hecho de la causa que esto es así. Como señala Bateson en "Propósito y Naturaleza Consciente", los Seres Humanos nos distinguimos de los animales porque precisamente somos capaces de tener Propósitos. La discusión entonces, señor Dinges, no es si el artículo del NYT es verdadero o falso y si debemos confiar en él o no. Uno puede contrastar hechos y recabar fuentes de manera relativamente simple si se lo propone. Pero, como señala el Dr. Lecter parrafraseando a Marco Aurelio, "En todo problema analiza la naturaleza de las cosas"... Entonces, la cuestión de fondo, que usted soslaya con la "Fe de Erratas", es precisamente el Propósito del artículo. Dicho en términos simples ¿A quien le sirve? Obviamente, el artículo no le sirve mucho a los 700 trabajadores despedidos de Marine Harvest la semana pasada, a los que con toda certeza no les debe interesar mucho si pueden o no confiar en el New York Times. Atentamente Alexis López Tapia Presidente Patria Nueva Sociedad
Mario Rosenblat | 21.04.2008
Creo que el párrafo en el que Dinges habla de los errores del NYT durante la guerra de Irak lo dice todo. Ni este periódico, ni la victoriana cadena CNN, sirven de hito en lo que a credibilidad y calidad editorial se refiere. Es más, ambos son medios periodísticamente "más o menos no más", mucho más cercanos a la mediocridad que a la excelencia. Sugiero al cronista chequear su mapa mental de lo que es un buen diario y lo que no. Un medio que no es capaz de contar verdades sobre su propio entorno, difícilmente lo será en asuntos foráneos.
antonia | 14.04.2008
En Chile, especialmente a sus gobernates, no importa el partido político al que pertenezcan, siempre han tenido como modelo a los estados unidos, sobre todo cuando se trata de copiar modelos econímicos, y empresariales de todos los ámbitos, especialmente los comunicacionales, y vivimos comparándonos con los paises mas desarrollados. No importa el gobernante que esté de turno, la cuestión es que por el hecho de tener una economía supuestamente mas sólida que otros paises latinoamericanos empezaron hace tiempo ya a considerase intocables, ya que, sólo aceptan las criticas cuando éstas son favorables. Cuando algún comentario no les favorece entonces son medios poco serios, mal informados y hasta malintencionados. Desde 1990, todos los gobernantes han hecho lo mismo. Cualquiera que no esté de acuerdo con ellos está mal. Pareciera que aquella conducta dictatorial que tanto criticaron, en el fondo les quedó gustando, pues les encanta aplicarla en el momento que a ellos les toca gobernar. De tal suerte que tenemos unos gobernantes llenos de soberbia, altanería y arrogancia.
tito | 07.04.2008
Independiente del tema del salmón y de el artículo del New York Time, lo que crea una gran desconfianza es lo que hacen otros, que por motivos no confesos ocupan sensibilidades de un mercado para sacar un oscuro provecho. Sucedió en el tema de las uvas el cual "nunca" fue aclarado satisfactoriamente. De tal manera que, díficilmente se puede calificar de altanera o arrogante la respuesta chilena.
Francisca | 05.04.2008
Creo que el reportaje habla por sí solo y muchos de los que en Chile lo critican ni siquiera lo han leído. Más allá de lo que digan expertos y ecologistas, fue la mayor empresa salmonera la que hizo su mea culpa en el NYTimes: Arnes Hjeltnes, el principal vocero en Oslo de Marine Harvest, dice que su compañía reconoce que el uso de antibiótico era muy alto en Chile y que el que las jaulas de los peces estuvieran muy cerca unas de otras contribuyeron a los problemas. Dice que Marine Harvest acoge positivamente regulaciones ambientales más firmes. "Algunas personas han defendido que esta industria es demasiado buena para ser cierta", dice el señor Hjeltnes. "Pero mientras todo el mundo ha estado ganando montones de dinero y ha andado muy bien, no ha habido razones para tomar medidas más duras". Llama la crisis actual como una forma de "abrir los ojos" a las diferentes medidas que son necesarias. En una reciente visita al puerto de Castro, unas 105 millas al sur de Puerto Montt, una bodega contenía cientos de bolsas, algunas de 2.750 libras, llenas con comida de salmón y medicamentos. Las bolsas -muchas de las cuales estaban etiquetadas como "Marine Harvest" y "comida medicada" para los peces- contenían antibióticos y pigmentos así como hormonas para que los peces crezcan rápidamente, dijo Adolfo Flores, el director del puerto.
Rafael Cárdenas | 05.04.2008
Sería bueno recordar el caso de las uvas envenenadas y la actitud cantinflesca del gobierno dictatorial de la época. Inmediatamente después de la decisión de la FDA, el ministro del interior Carlos Cáceres, por cadena nacional de radio y televisión, acusó formalmente al "Partido Comunista de Chile" de haber llevado a cabo un acto de sabotaje contra nuestras exportaciones. Con ello, por supuesto, lo que se hechó por tierra fue la posibilidad de toda defensa seria ante las autoridades americanas, ya que los "culpables" ya estaban oficialmente identificados en Chile por sus más altas autoridades. Demás está decir que tales autoridades jamás han rendido cuenta alguna del daño hecho a la nación.
Icono de noticia

¿Algo que agregar?

Debe contener sólo valores alfabéticos
Debe llenar este campo con un e-mail válido
Revise los campos nuevamente
icono financia

¿Cómo se financia CIPER?

Ver informes de ingresos
icono apoyo

¿Cómo apoyar a CIPER?

Conoce las opciones
icono principios

Principios de CIPER

Lo que nos mueve
icono directorio

Directorio Fundación CIPER

Nuestro directorio
icono equipo

Equipo CIPER

Conócenos
icono investigacion

Investigaciones
con impacto

Revísalas
icono premios

Premios obtenidos

Ver premios
icono trofeo

Libros CIPER

Conócelos
icono trofeo

Enviar cartas y columnas

Revisa las opciones
icono Donantes Institucionales

Donantes Institucionales

Ver más
icono +CIPER

Comunidad +CIPER

Ver más